Mahāyāga

 

La Nueva Cultura del Yajna

La tradición del Yajna (Ritual del Fuego Sagrado) fue transmitida por los grandes Rishis para ayudar a la evolución del Universo, de la Naturaleza y del Espíritu humano. Estos rituales védicos y sus protocolos han sido renovados por Śrī Tathāta y adaptados para satisfacer las necesidades y requerimientos de la actualidad. Es así como nace una nueva cultura del Yaga a través de la convergencia de extraordinario conocimiento de los grandes sabios de la antigüedad, de la nueva energía de cambio que anima el Universo y la Voluntad Divina.

 

Mahāyāga

Yaga es un ritual de la tradición védica, que remonta a la noche de los tiempos de la tradición hinduista. Mahayaga significa gran Yaga; es un conjunto de rituales llevados a cabo por un número importante de oficiantes, al menos dos elementos esenciales deben estar presentes:
- la convergencia de lo espiritual y lo temporal, pero más preciso, el entendimiento de un gran sabio y las autoridades temporales de un país;
- un muy alto objetivo, incluyendo el reequilibrio de las fuerzas de la naturaleza y de la mente humana.
Todos estos factores dan a los Mahāyāgas un raro poder de influir positivamente en el bienestar futuro de la humanidad.
Śrī Tathāta ha organizado ya varios yagas.

 

 

El Dharmasūya Mahayaga tuvo lugar del 6 al 12 de febrero en Kinassery en Palakkad. Este es un gran acontecimiento espiritual cuyo objetivo es la reactivación del Dharma (la conciencia del orden cósmico) en la tierra. Más de 1,5 millones de personas de varios países, representando las diversas actividades humanas y sus diferentes grupos sociales y religiosos participaron en este evento.

El Dharmasuya Mahayaga tiene por objeto de generar, transmitir y llamar a esta energía cósmica en el mundo físico, a todos los seres vivientes y al Universo entero. Para este proceso, el Maha-Acharya (sabio que tiene la responsabilidad) del Yaga, teniéndose en la posición central y obrando como un instrumento del Gran Tiempo, conducirá el Mahayaga con la intención de ayudar a la humanidad a cumplir su verdadero destino. Treinta y ocho Ritviks fueron entrenados directamente por Śrī Tathāta para oficiar con él, y 1.008 discípulos de Śrī Tathāta iniciados en Atmavidya en alineación con el maestro y la Voluntad Divina que fluye a través de él para llevar a cabo el Mahayaga como una sola entidad. Con ellos, 10.008 participantes se han ofrecido como voluntarios para ayudar a realizar este Mahayaga uniendo sus oraciones para que los objetivos de este gran ritual se conviertan en realidad.

La importancia de la invocación grupo:

De acuerdo con Śrī Tathāta, el tiempo de la realización individual (como en el Satya Yuga) se ha terminado y el tiempo actual es el de la evolución colectiva de la humanidad. Hoy en día debemos hacer un esfuerzo concertado para trabajar juntos para la transformación de la humanidad en su conjunto.

Este Mahayaga llega en un momento de gran poder, tanto en los aspectos positivos y negativos. Nos encontramos en un momento crucial de la evolución del universo, al final del Kali Yuga, es por eso que la participación a las oraciones colectivas -dirigidas al Supremo por las personas de todos los ámbitos de la vida, tanto de la India como de los países occidentales, hombres y mujeres, sin distinción de casta ni religión- serán tan importantes en este Mahayaga.

Es también la razón por la cual los tres Dharmasooya Mahāyāgas que tuvieron lugar en los últimos años, y a los cuales miles de personas de todas las castas, credos y nacionalidades participaron, han contribuido a transformar el mundo en todas sus dimensiones.


 

Una oración de intención para cada uno de los siete días, para que la energía divina descienda sobre un propósito específico:

Día 1: Equilibrar las fuerzas de la Naturaleza / despertar la conciencia no violenta en los seres humanos.

Día 2: La llegada de una nueva generación capaz de adoptar una vida basada en el Dharma / una educación de jóvenes enseñando los valores verdaderos.

Día 3: El establecimiento de los tres Dharmas en sus aspectos verdaderos, en la familia, la sociedad y la nación.

Día 4: La llegada de un nuevo grupo de líderes competentes e incluso capaces de promover el renacimiento social y la reconstrucción de la nación, al mismo tiempo que garantizar la protección de la sociedad, etc. en un espíritu de sacrificar su vida personal para el beneficio de un interés más amplio en relación con la sociedad, la nación y el mundo; con la capacidad y la comprensión necesaria para visualizar la Era Divina que llega.

Día 5: Oración a la Presencia Divina se manifestara en la Dharmasooya Mahayaga de difundir sus bendiciones relativas a la Conciencia, el Conocimiento y la Fuerza sobre aquellos que deseen recibir el Dharma y transmitir este conocimiento en sus vidas.

Día 6: Visualización del descenso de la Supra consciencia proveniente de planos superiores. Esta energía de la Supermente se transmite a través Dharmasooya Mahayaga a los planos inferiores de la creación e invade todo el universo.

Día 7: Después que desciende la Presencia en forma de energía del Dharma, ella será recibida con gran respeto por los representantes de los seres humanos a nivel del individuo, de la sociedad y de la nación, el grupo presente sobre el lugar del Mahayaga orara por la transmisión de esta energía hacia todos los movimientos del Universo para permitir que la vida divina se convierta en una realidad. Todos los seres del universo tienen el derecho a la vida divina y a la dicha divina que conlleva. Este grupo ofrecerá su voluntad a la Divina Presencia.

 

"Cuando el sol se levanta, la oscuridad desaparece. Del mismo modo, cuando la luz divina se enciende en un ser humano, él o ella es fácilmente capaz de encontrar soluciones a todos los problemas y preocupaciones de la vida. Todo lo que necesitamos ya está ahí, dentro de cada uno de nosotros, pero el ser humano no tiene la sabiduría necesaria para encontrarlo y hacer buen uso de ella en su vida.

No puedo soportar el ver los sufrimientos de la humanidad, ni de ver los seres humanos ahogándose en sus propias desgracias y sufrimientos. Entonces el Gran Todopoderoso me ha enviado a la tierra como un ser humano y me ha guiado para llevar la vida de un asceta. El mismo Omnipotente me dio instrucciones para enseñar el Dharma y de llevar el Dharma al mundo a través del Dharmasūya Mahayaga. "Sri Tathāta