Enseñanza

Todos los seres buscan el amor, la satisfacción y la felicidad. Dios es amor eterno, creó el mundo por amor y desde el amor. Compartir amor, disfrutar de la vida, ver el esplendor divino en todo y alcanzar la Realización espiritual: eso es el propósito de la creación. Cada ser vivo tiene en él la aspiración profunda de alcanzar la meta por la cual fue creado. El hombre, sólo conocerá la felicidad duradera y pondrá fin a todos sus sufrimientos cuando lo entenderá. El Dharma es el camino a seguir para llegar a cumplir el propósito último de nuestra encarnación. La palabra Dharma significa acción justa, en armonia con el orden de todas las cosas. Él que sigue el Dharma se librará del sufrimiento y entrará en una dimensión de vida renovada, llena de Gracia. La práctica del Dharma abre el acceso a la condición Divina y a la Alegria permanente. Nuestra existencia como individuos y miembros de una familia, sociedad y nación, tendrá un proceso de transformación profunda hasta tener características divinas, llevando la Tierra a ser, poco a poco, un lugar de felicidad y celebración. .

 

EL CAMINO QUE LLEVA HASTA EL ESTADO DE COMPLETA DIVINIDAD

 

La evolución es una ley de la Naturaleza y no exige ningun esfuerzo consciente... hasta el estado humano. La mano de la Naturaleza se encarga de todo para los animales, plantas y otras criaturas. Sólo el hombre disfruta del libre albedrío y para evolucionar, tendrá que efectuar un esfuerzo consciente. Es, entonces, importante de darle la posibilidad de emprender el camino del Dharma desde una edad muy joven. Será más facil ayudar a un niño a desarrollar su conciencia antes de que las pasiones y los deseos desordenados se apoderen de su mental. El desarrollo de la conciencia le permite comprender el auténtico sentido de la existencia y se realiza a partir de la energía cósmica circulando libremente en el niño pequeño. Sin embargo, habrá que velar, durante los años escolares, a que integre el conocimiento de las cosas del mundo con las realidades espirituales, verdaderas causas de los movimientos del mundo. Asi, una comprensión interior y una autentica inteligencia podrán desarrollarse simultaneamente en su alma. Este conocimiento integrado de la realidad exterior y proceso de crecimiento interior, permitirá construir una vida de familia y social satisfactorias y felices. Con la práctica del Dharma, nuestra vida individual y familial empezaran a reflejar cualidades divinas. Tendremos acceso al estado humano-divino y podremos representar un fermento de transformación para la sociedad en la cual vivimos y para nuestra nación. Nuestra nación tendrá un día una estructura y funcionamiento verdaderamente en armonia con el orden divino. Las naciones divinas colaboraran entre ellas y el mundo estará transformado por completo. Es realmente posible construir un mundo en el cual la vida se transforma en alegria renovada sin cesar . Hoy, la Voluntad Divina nos llama para tomar parte en esta misión cósmica. 

 

LA VĺA DEL MEDIO

 

La mayoría de los seres humanos considera que el mundo, como los sentidos lo perciben, es la única realidad. Se limitan a buscar el placer en el mundo exterior y no se preocupan de encontrar una verdad más grande que el mundo material. Otra categoría de personas – entre otras, buscadores espirituales – afirma que el mundo en el cual vivimos es sólo ilusión y que Dios, o Brahma o el Absoluto, existe realmente. Miran todo lo relacionado con la materia como un peligro para el alma y consideran que la única forma de alcanzar la Realización espiritual es retirarse del mundo. En la Vía del Medio, los dos puntos de vista son extremos que conviene evitar . Segun la Vía del Medio, el mundo es la sonrisa de Dios y « Dios » es la realidad sutil que penetra cada cosa y constituye el tejido del mundo. Para avanzar en la Vía del Medio hemos de quedar centrados en el núcleo imperecedero e inamovible de nuestro ser, mientras cumplimos con nuestro papel dentro del gran movimiento de la vida exterior. Numerosos Maestros del pasado preconizaban la Vía del Medio. El nuevo Dharma de Śrī Tathātaprofundiza amplía y renueva estas enseñanzas.